martes, 11 de marzo de 2014

BAR ACUEDUCTO

Bar Acueducto, calle Camarena, 280 Madrid - Patatas bravas



Nos desplazamos al oeste de la ciudad en busca del Bar Acueducto, cuyas bravas son famosas entre todos los vecinos del barrio de Aluche. Ya había anochecido, pero lo encontramos fácilmente gracias a su llamativo cartel luminoso de color azul.

La cutrez exterior de bar de barrio se confirma dentro, con su barra de chapa y fotos de raciones "desteñías", entorno perfecto para degustar unas buenas bravas. La primera impresión no fue demasiado buena, ya que a las cañas Amstel les acompañaron unos choricillos que, de secos, parecían dátiles.

Pedimos las bravas al carete precio de 6€, pero eso sí, el camarero vociferó ¡¡¡UNA DE BRAVAS!!!, cosa que se agradece porque esta tradición tan bravera se está perdiendo... El aroma de la salsa nos llegó desde la cocina. Al momento, plato en mesa. Contaban con gran cantidad de salsa, lástima que no hubo pan (ni tenedores, por cierto). Estaba rica, suficiente para hacer carrera en el barrio. Pica mucho y tiene el toque rancio agradable de las buenas bravas de barrio madrileño. Nos recordó bastante a la de La Gloria. Las patatas, con una buena textura y tamaño, tenían un error garrafal que condiciona su nota: estaban sosas.

SALSA: 7'5
PATATAS: 6
CANTIDAD/PRECIO: 4
OTROS: 6

TOTAL: 6'7

Si vivís por esta zona seguramente lo conoceréis, como Chema, nuestro descubridor; si no, no está de más probarlas junto con alguna de sus variadas raciones de pescado y marisco.

8 comentarios:

  1. Es un bar que tiene muy mala reputación entre los vecinos. Tienes un litigio con la comunidad, dan las raciones justas, cometen abusos constantes y tienen una franca mala educación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido completamente con tu opinión. Dioni y Carlos son conocidos por su tacañería. Los menús son grasientos y en no pocas ocasiones han tenido camareros contratados sin alta en la seguridad social.

      Eliminar
  2. No recordamos un mal trato, pero ha sido la primera y única vez que hemos ido a este bar, así que tampoco podemos opinar más allá de sus bravas...En todo caso, ahí queda vuestro comentario y ya que cada uno se forme su opinión personal. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hacía tiempo que no íbamos porque nos habíamos mudado del barrio, pero nos hemos llevado un chasco. Bravas caras 7,5€, el camarero muy antipático no nos ha informado de la oferta que tenían y encima nos ha cobrado una bebida de más. No lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  5. Hacía tiempo que no íbamos porque nos habíamos mudado del barrio, pero nos hemos llevado un chasco. Bravas caras 7,5€, el camarero muy antipático no nos ha informado de la oferta que tenían y encima nos ha cobrado una bebida de más. No lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  6. Me he hecho fan de este bar por la cocina y el trato. Negocio familiar con raciones típicas de Madrid de toda la vida y con una calidad insuperable. Te apuesto lo que quieras que no encontrarás una sepia mejor en ningún sitio. Los berberechos y las navajas son inigualables. Champi con gambas, bravas, mollejas, oreja, boquerones… da igual lo que pidas que cocinan como nadie.
    Si te pides un besugo, o una carne también lo hacen que te mueres.
    Me comentaba el camarero que llevan más de 40 años con el negocio abierto…y después de probar la comida lo entendí.

    ResponderEliminar
  7. La última vez que fuí este verano estaba abarrotado, eso sí, son eléctricos sirviendo, la cocina funciona a toda pastilla. Tenían una oferta que pidiendo tres racioens te regalan la de bravas, pero es de L a J sólo. Seguramente tengan sus más o sus menos con los vecinos por el ruido, la terraza se pone hasta la bandera en verano, es lógico.

    ResponderEliminar